Tiempo de Liderazgo

5 PENSAMIENTOS QUE PUEDEN LLEVAR A JÓVENES AL FRACASO

5-pensamientos-que-pueden-llevar-a-jóvenes-al-fracasoLos jóvenes suelen tener algunos paradigmas que terminan siendo sus peores enemigos. Estas estructuras de pensamientos suelen anteponerse a las características propias de cada quien, trayendo como resultado frustración y sentimiento de derrota. A continuación entrego 5 PENSAMIENTOS QUE PUEDEN LLEVAR A JÓVENES AL FRACASO en forma de declaraciones:

  1. “Tengo mucho tiempo por delante, los estudios pueden esperar”. Este terrible paradigma es probablemente, junto con el de inmortalidad, el peor en la lista. Los jóvenes que suelen pensar de esta manera entran en la vorágine del “aquí y ahora”, dejando de lado la edificación de una vida próspera. Sin saber de ingeniería en construcción presumen que pueden construir un edificio en pocos días, así mismo creen erróneamente que pueden construir una profesión o generar riquezas rápidamente. En este caso, la gran mayoría de estos jóvenes pasan a quedarse estancados en una sociedad que avanza apresuradamente, formando parte de la pobreza en su imposibilidad de ser competitivos, se marginan por la falta de adecuación a las estructuras sociales vigentes, y cuando despiertan de su pensamiento incorrecto, tal vez ya su edad y circunstancias de vida (fracasos matrimoniales, hijos en varias madres o padres, enfermedades de transmisión sexual, pobreza extrema y hasta prisión) les impide estudiar. O sea ya no tendrán tiempo para “prepararse para la vida”, pues vivieron erróneamente y ahora solo les queda sobrevivir. Lo cierto es que las estadísticas no fallan: los chicos que estudian y alcanzan metas educativas universitarias, obtienen mejores puestos de trabajo, mayores salarios, así como oportunidades de mejoras profesionales a mediano y largo plazo. Por otro lado, la mayor parte (hasta un 90%) de los reclusos en América tienen poca o ninguna educación.
  2. “Aun no moriré, soy inmortal”. Este pensamiento consciente o inconsciente es fatídico, y lleva al joven a acercarse más al peligro y a arriesgar su vida imprudentemente. El consumo de alcohol y/o drogas, manejar bajo sus efectos y a alta velocidad, problemas con peleas callejeras, afiliaciones a grupos violentos (gangs, pandillas, maras), la ingesta de productos altamente nocivos a la salud (cigarrillos, refrescos, grasas, esteroides) o el posponer comer sano (verduras, legumbres, frutas, agua), degeneración sexual con consecuencias nefastas (VIH,SIDA, enfermedades venéreas, hepatitis B/C/D, demencia), son parte del desequilibrio hormonal, físico y psicológico por los cuales tenemos sociedades cada vez más peligrosas e inestables. Lamentablemente muchos chicos terminan sus vidas a temprana edad. Algunos de estos jóvenes tienen estas prácticas autodestructivas de manera de hacerse daño sistemáticamente y hasta de terminar con sus vidas.
  3. “Eso le pasa a otros, a mí no”. Es una síntesis de las dos anteriores. Es el ápice que diferencia a un joven imprudente de un adulto maduro y responsable. Es sencillo confundir imprudencia con asumir riesgos. Asumir riesgos implica ser consciente de las consecuencias tanto si las cosas salen bien o no. La imprudencia es solo tomar una decisión impensada, que no considera las consecuencias pero tampoco los costos, y que incluye un matiz de arrogancia, falta de buen juicio e inmadurez. Diariamente podemos oír declaraciones similares a esta: “Otros pueden… (contaminarse, morir, ser apresados, ser descubiertos, fracasar, empobrecerse, enloquecer, marginarse, embarazarse, etc.)” pero yo no. Un chico maduro, sabe que es especial por ser quien es y no porque quiera “demostrar” que es alguien que realmente no existe. Aceptar ser falible implica ser cuidadoso de no errar donde otros ya han errado, esto es sensatez.
  4. “No hay nada que me puedan enseñar – me lo sé todo”. En mi época, creíamos que estudiar en grupo y salir a investigar en bibliotecas, era imprescindible para la formación. Hoy con la Internet los jóvenes con un clic tienen acceso a información ilimitada (buena o altamente perjudicial), y esto les lleva a creer que “tener acceso a información” es igual a aprender formalmente y desarrollar sabiduría; otros sencillamente están desinteresados en ser sabios. Es muy difícil añadir valor a la vida de estos chicos porque muestran una armadura de arrogancia impenetrable, pero en el interior hay una gran inseguridad y evidentemente inmadurez. Cuando un joven es humilde, suele buscar respuestas preguntando a quienes les puedan ayudar; de hecho son los humildes quienes logran alcanzar metas valederas, pues se preparan siempre para “el mañana” sabiendo que no lo saben todo.
  5. “Soy diferente a los demás”. Esta declaración es muy paradójica, pues todos los chicos buscan identificarse con alguien, ser parte de, hacer amistad, estar en grupos, y esto les lleva a buscar “parecerse”. Hay una teoría sobre las tribus urbanas en la cual, quienes integran cada tribu se sienten identificados en sus ideologías, valores y prácticas. El punto es que los jóvenes creen ser diferentes cuando sus prácticas pretenden ser más exóticas, y terminan pareciéndose a los integrantes de su mismo grupo. Lo cierto es que ser diferente en un mundo como el nuestro, es ser respetuoso de los valores y principios éticos y morales, hacer un proyecto de vida, estudiar para la formación y especialización profesional, establecer un emprendimiento (económico o social) que sea capaz de beneficiar a la mayor cantidad de personas posibles, ser parte de un club de personas que aportan bienestar al entorno.

Vale la pena mencionar que los jóvenes son muy impresionables, o sea suelen admirar rápidamente a otras personas, tendencias, moda, marcas... Si sus valores familiares son frágiles y el carácter no ha sido formado adecuadamente, pueden terminar dando su atención y corazón a lo más inadecuado e incluso "defendiendo lo indefendible". Una de las razones por las cuales siento compromiso con la juventud es porque muchos (políticos, músicos, artistas, sectas, criminales, grupos violentos, desadaptados sociales), quieren usarlos para sus pretensiones egoístas como canales de ganancia, sin considerarlos como seres pensantes y emocionalmente vivos.

Evitar impulsar jóvenes al fracaso

Si eres papá o mamá y estás leyendo este artículo debes saber que es en casa donde se gana la batalla contra la "sociedad" y su falta de valores. Es en la intimidad donde los hijos aprenderán a amar realmente y a valorar los ejemplos de vida que puedas darles (no las teorías sobre lo bueno y lo malo).

Si eres joven, quiero animarte a "ser realmente diferente", a aprender elegir las prioridades correctas, a no dejarte manipular por una campaña publicitaria, ni por amigos que pretenden ser triunfadores cuando ni siquiera tienen vidas dignas de ser seguidas. Los perdedores viven excusándose, culpando a los demás, son inmaduros, aparentan felicidad pero realmente son infelices y desean contagiar a los demás. Los verdaderos éxitos son producto de hacer lo correcto por un buen tiempo. No vivas la vida de alguien más. Tienes un propósito por descubrir y una visión por alcanzar.

Muchos de tu misma edad vivirán sin pensar en el mañana, pero otros tantos podemos confirmarte que ellos no tendrán un mañana que pueda ser copiado. Si quieres un mejor mañana, debes empezar por vivir un hoy diferente a lo que la mayoría hace. Los triunfadores no llegan en lotes de miles, sino de pocos cada temporada. Y recuerda: ni lo que ha sido tu familia, ni lo que otros digan de ti será factor determinante de tu éxito. Debes buscar tu propio camino, perseverar y ser paciente para ver el éxito absoluto llegar a tu vida.

Me gustaría conocer tu comentario, puedes dejarlo abajo. Nos leemos en el próximo.

© Contenido elaborado por Engelbert González - Mentor en Liderazgo y Coach Certificado - para tiempodeliderazgo.com. Para reproducir este artículo se requiere mencionar a tiempodeliderazgo.com por Engelbert Gonzalez con un enlace hacia la web. Más info...

Suscríbete a nuestros recursos gratuitos

Comparte este artículo con tu red de amigos. Utiliza los siguientes íconos.

Compártelo con tus amigos...
Share

118 pensamientos sobre “5 PENSAMIENTOS QUE PUEDEN LLEVAR A JÓVENES AL FRACASO

  1. giovana

    y como puedo hacer con un hijo que ya tiene esa lista de pensamientos, como ayudarlo …. ya no hay remedio? no se q hacer

  2. jose angel

    Esta vaina esta geniallll!!!!, no tiene desperdicio, meses tenia, de no leer algo tan coherente, util, importante y crucial en la vida de padres e hijos….. me tomare la osadia de replicarlo, etiquetar gente y enviarlo y recomendarlo por correo… Gracias!!!! conoces tu rol,,,, y tu propòsito. Dios te bendice.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Share