Tiempo de Liderazgo

INDOLENCIA: ENEMIGO A VENCER

indolencia-enemigo-a-vencer-venta-mujeres

Venta de Mujeres por el Estado Islámico

La Indolencia

«La indolencia es dulce, y sus consecuencias amargas». Voltaire

El mundo sigue empeorando. No hay manera de ocultar esta realidad. A pesar de los esfuerzos de una minoría, una mayoría sufre de una patología letal para la humanidad. Hoy quiero hablar un poco sobre la INDOLENCIA: ENEMIGO A VENCER.

indolencia_enemigo_a_vencer_campo_refugiados

Campo de Refugiados

Tengo tantos ejemplos que no terminaría hoy de mencionarlos, pero puedo hacer referencia a algunos que recientemente han sacudido al mundo: la desaparición de 43 estudiantes en México, los asesinatos de cristianos de manos del Estado Islámico, el secuestro de 2 centenares de niñas cristianas por extremistas musulmanes en Nigeria, los millones de personas en campos de refugio por diferentes actos bélicos (Ucrania, Afganistan, Nigueria, Siria, Irak, etc.), las más de 24.000 muertes violentas en Venezuela y 17.000 en México, las tragedias naturales que han dejado a miles de damnificados y desplazados, las muertes de niños por hambre en África, la esclavización de millones de personas en China, las amenazas de guerra nuclear por Corea del Norte, la legalización del uso de drogas que han llevado a millones de jóvenes a la locura y a realizar crímenes inimaginables, la desaparición de vuelos con centenares de muertes presuntamente de manos de rebeldes prorrusos, la explotación sexual de niños, niñas y mujeres, el abuso y maltrato infantil en los países sub-desarollados sin ningún tipo de protección para los menores, la crueldad desatada contra cualquier forma de vida (humana y animal), y no podemos dejar de lado a los corruptos que se hacen del poder político para estafar a las naciones; las alianzas con terroristas, narcotráfico y comunismo; así como de los millonarios que solo quieren llenar sus bolsas con la sangre de los explotados.

Este es nuestro mundo, terrible, donde impera el «YO», el «no me importan los demás«, «solo me importa el aquí y el ahora«… Somos unos 7 mil millones de habitantes en el mundo entero, aproximadamente unos 2.200 millones están en pobreza, viviendo con solo US $ 1.25 o menos al día (según reporte de la ONU en Tokio en julio 2014), unos 825 millones sufren hambruna crónica. El 1% de la población mundial posee cerca del 50% de la riqueza del mundo y el otro 50% está en manos de 99% de población restante. Siendo más específico -según Oxfam-, las 85 personas más ricas del mundo poseen la misma cantidad de riquezas que la mitad de todas las personas más pobre del mundo. Pudiera dar cifras Ad infinitum, pero creo que quienes leerán este artículo no necesitan más pruebas.

¿Qué sucede?

indolencia_enemigo_a_vencer_estudiantes_desaparecidos

Estudiantes Desaparecidos en México

En el mundo del «YO solo importo«, hemos prácticamente dejado de comportarnos como humanos y hemos comenzado a comportarnos como parásitos, que solo saben absorber la vitalidad de otro ser vivo sin matarlo, evidentemente para seguir absorbiéndolo. Hemos ido al lado de la zona cómoda donde «mientras no se metan conmigo, no digo nada«. ¿Cómo obviar la muerte violenta de más de 24.000 personas en Venezuela? ¿Cómo quedarse callado ante la violación de niñas por parte del grupo terrorista Estado Islámico?¿Cómo no sentir impotencia ante el abuso sistemático de los más débiles y de sistemas corrompidos donde la impunidad reina?




Como líder, hombre de negocios y hombre de fe, algunos han procurado persuadirme de que debo callar porque «no me hace falta nada» o porque soy figura pública y no debo crear adversarios. El punto es que sí me hace falta algo: JUSTICIA. Por aquellos que han sido y están siendo perseguidos por pensar diferente. Por aquellos niños que jamás conocerán un juguete porque desde muy pequeños tienen que trabajar para poder comer. Por las niñas y jóvenes que son secuestradas para ser vendidas como objetos sexuales de infames y canallas. Por la posibilidad de tener una mejor TIERRA porque somos mayoría los que queremos un mundo mejor, pero el miedo ha consumido toda posibilidad de presentar protestas y propuestas.

Parece que haber visto películas violentas como Terminator, Jason o Rambo, nos inoculó el virus de la indolencia, lo que hizo solo espectadores en la realidad. Los asesinatos parecen escenas amistosas con las que no nos sorprendemos. Los asaltos y secuestros son parte de nuestra cotidianidad. Ahora filmamos los eventos catastróficos y terribles con los celulares para luego guindarlo en las redes sociales, pero no hacemos nada para prestar ayuda. No damos de comer al hambriento sino que los fotografiamos para criticar al gobierno de turno en ese país.

Si tan solo quisiéramos cambiar al mundo, lo lograríamos, pero nos hemos convencido que más allá de mi casa y mi auto no vale la pena luchar. La indolencia nos ha hecho parte del problema y ni siquiera nos hemos dado cuenta.

¿Qué podemos hacer?

indolencia_enemigo_a_vencer_muertes_violentas

+ 24.000 muertes violentas en Venezuela 2014

Debemos eliminar la indolencia. Que no nos deja volver a ser humanos. Entender que sembrar un árbol no es suficiente. Que criticar en redes sociales es lo más fácil de hacer y sigue siendo una actitud egoísta e indolente.

¿Qué tal si apadrinas y visitas a un huérfano hasta que alguien lo adopte? ¿Qué tal si das a una de las cientos de ONG´s que procuran hacer algo por la humanidad? ¿Y si te inscribes para ir al campo donde puedas DARTE a otros? Llevar alimentos al hambriento, medicinas al enfermo, alegría al abatido, esperanza al que cree que es mejor morir. Unirte con quienes pelean por la justicia en tu país o el mundo.

Si dejáramos de esperar que alguien más haga para yo hacer, y comenzáramos a hacer para que otros se contagien, el mundo sería otro.

Las grandes causas necesitan personas grandes. Líderes comprometidos con el mayor proyecto: LA GENTE. Cada vez que muera un niño a causa del hambre, un niña sea abusada por un extremista religioso, ancianos asesinados por terroristas, secuestro del hijo de alguien; piensa que gracias a Dios no te pasó a ti, y que esta puede ser una especie de señal para dar rienda a lo que tu corazón puede estar pidiendo: ¡HACER ALGO! Tienes un AQUÍ Y AHORA pero no para engrandecer tu ego, sino para transcender en una sociedad necesitada de personas de valores, de pasión, de HAMBRE DE JUSTICIA, es tiempo que el enemigo a vencer sea eliminado de tu vida.

Tal vez pienses que no será suficiente lo que pudieras hacer tú solo, pero te animo a que busques alternativas de unirte con otros que tienen tu misma inquietud, es muy posible que ya estén participando donde tú puedes contribuir. Abre tus ojos y busca una oportunidad de servir a otros.

Me gustaría conocer tu comentario, puedes dejarlo abajo. Nos leemos en el próximo.

© Contenido elaborado por Engelbert González – Mentor en Liderazgo y Coach Certificado – para tiempodeliderazgo.com. Para reproducir este artículo se requiere mencionar a tiempodeliderazgo.com por Engelbert Gonzalez con un enlace hacia la web. Más info…

Suscríbete a nuestros recursos gratuitos

Comparte este artículo con tu red de amigos. Utiliza los siguientes íconos.

Compártelo con tus amigos...
Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Share

Utilizamos cookies para garantizar que le brindamos la mejor experiencia en nuestro sitio web.